Wedding Planner: ¿sí o no?

¿Debería contratar una Wedding Planner para el día de mi boda?

10 preguntas que tenéis que haceros para saber si necesitáis ayuda de un profesional para vuestra boda.

  1. ¿Podemos hacerlo todo nosotros de principio a fin?
  2. ¿Podemos controlar a todos los proveedores que intervienen a lo largo del día?
  3. ¿Puedo contar con mis damas de honor durante TODO el día?
  4. ¿Puedo confiar en que los 7 rincones de decoración estarán montados a mi gusto?
  5. ¿Sabrán el DJ y el fotógrafo si hay sorpresas de nuestros amigos, y cuándo y cómo serán para inmortalizarlas?
  6. ¿Se acordarán los del restaurante de poner el cartel de los autobuses de vuelta?
  7. ¿Le habrán puesto a mi sobrina el menú sin gluten que encargué?
  8. ¿Estarán preparados los detalles de los invitados y habrá suficientes para todos?
  9. ¿Habrá alguien ya en la ceremonia para repartir las lecturas, las botellas de agua y el arroz? ¿Estará el agua suficientemente fresquita? ¿Y si llueve, alguien tendrá paraguas?

10. ¿Voy a estar todo el día distraída pensando en todos estos detalles en vez del disfrutar del día más importante y emocionante de mi vida?

Si todas las respuestas son no, menos la última, definitivamente necesitáis contratar a una Wedding Planner para organizar la boda y la coordinación de vuestro gran día.

NO MORE DRAMAS!

Porque una boda, se disfruta tres veces: mientras la organizas, mientras la vives, y mientras la recuerdas, por ello tus prioridades deberían ser una wedding planner para la organización todos los meses previos, y la coordinación del día D, y un fotógrafo que capte ese gran día para revivirlo después una y otra vez.

Hasta aquí el #BrideConsejo de hoy.